Anunciación


Hasta tu vientre baja
lo bendito del vuelo y de la nube.
Y reposa en tus ojos
la luz que se deshoja
tibiamente,
que te rinde las alas
fabricadas de viento y de murmullo.
Ya desnuda de sombra,
aun mojadas de sueños tus dos manos,
se derrama su aliento por tu sangre
que se mece de vida y de promesa.
Como un licor te escuece
dulcemente
por la bailable cuna de tu cuerpo.
Y en tu boca se alumbra
relámpago de risa y de querencia.
Que por tu adentro crece
un tiempo vivo que se enhebra
en la labor de carne y de esperanza.

BG
Me lo ha dedicado un amigo poeta al que admiro

MIS NIÑAS

MIS NIÑAS

Mi música

martes, 29 de abril de 2008

Gitana y claveles. Mi origen




He aprendido:
A no mendigar por una caricia.
A no rogar por un "Te Quiero".
A no pedir un beso.
A no llorar por un perdón.
A no reprochar una promesa rota.
A no juzgar sin conocer.
A no opinar sin saber.
Lo único que me falta aprender es, ¡olvidar!....