Anunciación


Hasta tu vientre baja
lo bendito del vuelo y de la nube.
Y reposa en tus ojos
la luz que se deshoja
tibiamente,
que te rinde las alas
fabricadas de viento y de murmullo.
Ya desnuda de sombra,
aun mojadas de sueños tus dos manos,
se derrama su aliento por tu sangre
que se mece de vida y de promesa.
Como un licor te escuece
dulcemente
por la bailable cuna de tu cuerpo.
Y en tu boca se alumbra
relámpago de risa y de querencia.
Que por tu adentro crece
un tiempo vivo que se enhebra
en la labor de carne y de esperanza.

BG
Me lo ha dedicado un amigo poeta al que admiro

MIS NIÑAS

MIS NIÑAS

Mi música

martes, 18 de marzo de 2008

Agarrado al viento


Tanto luchar, para quedarme solo
ante el atardecer y la impotencia;
mis pobre manos arrancar quisieron
haces de luz con sus escasas fuerzas.
Reclamaron ayuda de la brisa
para apartar las nubes cenicientas
que ocultaban la luz que se expandía
por otros horizontes con largueza.
Cuando a mis manos le salieron llagas
de arañar entre sueños las quimeras,
tan sólo restañaban sus heridas
cuatro palabras que quedaban viejas;
Paciencia, comprensión, fe y esperanza;
entretando fundida en las tinieblas
se va apagando la ilusión, lo mismo
que se apagan al alba las estrellas.
Julián Martín