Anunciación


Hasta tu vientre baja
lo bendito del vuelo y de la nube.
Y reposa en tus ojos
la luz que se deshoja
tibiamente,
que te rinde las alas
fabricadas de viento y de murmullo.
Ya desnuda de sombra,
aun mojadas de sueños tus dos manos,
se derrama su aliento por tu sangre
que se mece de vida y de promesa.
Como un licor te escuece
dulcemente
por la bailable cuna de tu cuerpo.
Y en tu boca se alumbra
relámpago de risa y de querencia.
Que por tu adentro crece
un tiempo vivo que se enhebra
en la labor de carne y de esperanza.

BG
Me lo ha dedicado un amigo poeta al que admiro

MIS NIÑAS

MIS NIÑAS

Mi música

jueves, 27 de marzo de 2008

Alas abiertas




Alas abiertas con sabor a encinas,
a vientos con frescor de madrugadas,
a serenas románticas colinas
de sutiles fragancias impregnadas.


Alas abiertas para amar con brío,
con pasión, con ahínco y con vehemencia,
como si fuese amar un desafío
y se jugase en ello la existencia.


Alas abiertas al sentir diario
que produce la vida cotidiana
cuando el vivir se vuelve rutinario
siempre a la espera de un mejor mañana.


Aunque haya que soñar regularmente
dejando resbalar la fantasía
para no sumergirse en el relente
y en la inquietud de la melancolía.


Alas abiertas para el verso amigo
compañero sensible y confidente,
de tantas penas paternal abrigo.
de tantos ruegos fraternal oyente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Te envío aquí este texto, con alguna explicación. Espero que sigas visitando mi blog.

Una traducción literal

Los ojos, los tuyos, mi amor,
como flores de luz fresca y precisa,
me miran, desde el fondo
profundo de la memoria:
anclan en él el deseo,
la tibia niebla,
el dulce esfuerzo cuidadoso del beso
--¡frenesí sabroso! ¡y fértil!--.

¡Cómo respiras la vida, ah, cómo exhalas!
De la cueva secreta,
donde yacen las plegarias quebradizas,
brota el aliento sagrado de los sacrificios
por mi regreso,
y el humo halla por fin, tal una vieja espada,
estuche, reposo... ¡y vuelo de viento!
¡Y carne, y vela, y mar, dulzura!
¡Tierno combate de navíos,
guerrera ligereza de las lenguas,
que sin tregua beben
las sombras, resplandecientes de estrellas,
las olas, venenos húmedos que arden!

No tiene el ritmo original, claro está. Hacía mucho que no publicaba aquí poemas en catalán, pero no es la primera vez. En todo caso, yo creo que vale la pena intentar volver a la lengua original partiendo de esta literalísima traducción. Algo de la cadencia se percibe, y ya se sabe que la poesía se salva o se pierde en la musicalidad, más que en las palabras por sí mismas