Anunciación


Hasta tu vientre baja
lo bendito del vuelo y de la nube.
Y reposa en tus ojos
la luz que se deshoja
tibiamente,
que te rinde las alas
fabricadas de viento y de murmullo.
Ya desnuda de sombra,
aun mojadas de sueños tus dos manos,
se derrama su aliento por tu sangre
que se mece de vida y de promesa.
Como un licor te escuece
dulcemente
por la bailable cuna de tu cuerpo.
Y en tu boca se alumbra
relámpago de risa y de querencia.
Que por tu adentro crece
un tiempo vivo que se enhebra
en la labor de carne y de esperanza.

BG
Me lo ha dedicado un amigo poeta al que admiro

MIS NIÑAS

MIS NIÑAS

Mi música

jueves, 14 de febrero de 2008

Puedes contar conmigo - Todos tienen hambre de amor, aunque algunos lo oculten.

1 comentario:

Pablo dijo...

me gusta este también es una composición sólidamente estructurada, una suerte de tela de araña en la que retener la mirada del espectador, al tiempo que dota al cuadro de un ritmo y un lirismo especial.